Lo hizo la jueza de feria, Beatriz Forno de Piedrabuena. De esta manera, vuelve a estar vigente la ordenanza municipal sobre agroquímicos que establece un límite de 100 metros.

  La jueza de feria, Beatriz Forno de Piedrabuena, suspendió la medida cautelar que había dictado el juez de primera instancia de Distrito en lo Civil, Comercial y Laboral Nº 11 de San Jorge, Daniel Zoso. De esta manera, vuelve a estar vigente la ordenanza municipal de Sastre sobre agroquímicos que establece un límite de 100 metros para realizar aplicaciones. Productores locales habían presentado un amparo colectivo sobre la cautelar, pero el magistrado sanjorgense no había hecho lugar en el expediente que transitaba en la Justicia de la vecina localidad.

  El levantamiento de la cautelar fue dispuesto por pedido de los productores agropecuarios, patrocinados por el abogado Iván Cullen. De acuerdo a la resolución emitida, se ordena “la suspensión de la medida cautelar dictada en los autos oficiándose a sus efectos a la Municipalidad de Sastre y Ortíz y a la policía de dicha jurisdicción a fin de notificar la presente”.

  La nueva decisión judicial se fundamenta principalmente en algunos puntos que consideran “erróneos” por el juez de primera instancia de San Jorge al dictar la medida cautelar para suspender la ordenanza.

  “El Artículo 33 ley 11.723 prohíbe la aplicación aérea de productos fitosanitarios de clase toxicológica A y B dentro del radio de 3.000 metros de las plantas urbanas. Excepcionalmente podrá aplicarse productos de clase toxicológica COD dentro del radio de 500 metros cuando en la jurisdicción exista ordenanza municipal o comunal que lo autorice, y en los casos que taxativamente establecerá la reglamentación de la presente. Idéntica excepción y con iguales requisitos podrán establecerse con los productos de clase toxicológica B para ser aplicados en el sector comprendido entre los 500 y 3.000 metros”, sostiene uno de los fragmentos del escrito.

  En tanto, otro de los puntos en los cuales se basa la decisión de Forno de Piedrabuena es que el “artículo 34 de la ley 11.723 prohíbe la aplicación terrestre de productos fitosanitarios de clase toxicológica A y B dentro del radio de 500 metros de las plantas urbanas. La aplicación por este medio de productos de clase toxicológica CyD se podrá realizar dentro del radio de los 500 metros y conforme a la reglamentación”.

  Por esos, y otro considerandos más, y en ese orden de ideas, “la ordenanza en sus artículos 6, 7, 8, 9 ss y cc guarda congruencia con la normativa provincial, ya que ha limitado la fumigación de los productos sanitarios C y D dentro de los permitidos por la normativa superior provincial. Como consecuencia de ello no se puede considerar a dicha Ordenanza contraria al principio de legalidad establecido en nuestra Constitución Nacional”. El texto completo acá

  Asimismo, la jueza sostiene en el escrito que “establecer limitaciones a los derechos en contra de la normativa vigente sin establecer la arbitrariedad manifiesta, a través de una medida cautelar, es transgredir la división de poderes, pues la función jurisdiccional no puede reemplazar la tarea legislativa. En este caso, se suspende el artículo de una Ordenanza que es congruente con una Ley Provincial que continúa vigente”.

  A fines de diciembre, el juez de primera instancia de Distrito en lo Civil, Comercial y Laboral Nº 11 de San Jorge, Daniel Zoso, había dictado una medida cautelar donde se determinaba el alejamiento de la aspersión terrestre de todo tipo de agroquímicos a 400 metros de la planta urbana.

Fuente: “Bumerang News”.